Mermelada de naranja y canela

Hace unos meses os dejé este flan de queso relleno de naranja y canela. El postre era muy fácil de preparar pero reconozco que me faltó detallar más el proceso de la mermelada de naranja y canela. Es cierto que en el mercado encontramos muchas mermeladas y de gran calidad pero después de probar las caseras, no lo cambio por ninguna otra. Lo siento, es una realidad. Hasta ahora hay muy pocas cosas que estés precocinadas o preparadas y que su sabor sea mejor que el casero. Lleva su tiempo como todo pero no se necesitan muchos ingredientes y permiten darle otra utilidad al excedente de fruta que tengamos en casa.

No sé vosotros pero en casa siempre acaba alguna bolsa de naranjas del huerto de un amigo. De las que no están ni sulfatadas. De las que el adjetivo «ecológico» se queda pequeño. Y si tenéis la suerte de tener algún árbol que dé maravillas, ni os cuento. Algo así me pasó a mí. Este año hemos tenido la vitamina C por las nubes gracias al buen hacer de la familia y amigos que han compartido sus naranjas con nosotros. Quedaban en mi despensa las últimas piezas de estos cítricos y decidí preparar una mermelada de las de quitarse el sombrero. De las que se convierten en un imprescindible en tu mesa. De las que pasas un gustazo untándola en una tostada casera o sobre un croisant. No os voy a contar la satisfacción de saber que, además, está hecha por ti.

Si os tengo que dar un consejo será el de la paciencia. No hay que correr para prepararla. Dejar cocer los ingredientes lentamente y durante una hora para que adquiera la consistencia adecuada.

Os dejo la receta de mi mermelada de naranja y canela.

Mermelada de naranja y canela

Ingredientes

1,300 kg de naranjas peladas sin ningún trozo de piel blanquecina

600 gr de azúcar

1 rama de canela

Las pieles de una naranja

Preparación

Pelamos bien las naranjas sin que tengan ningún trozo de piel blanca que aportará amargor a nuestra mermelada.

Reservar la piel de una naranja y seguid el mismo proceso, eliminad todo resto blanquecino de la piel. Cortarla en juliana muy fina.

En un cazo colocamos las naranjas cortadas en trozos grandes, añadimos la canela y el azúcar. Dejamos cocer a fuego lento durante 45 minutos. Retiramos la rama de canela. Pasado este tiempo, trituramos ligeramente con una batidora si han quedado muchos grumos.

Introducimos las pieles cortadas en juliana y dejamos cocer 15-20 minutos más hasta que estén tiernas.

Recopilamos botes de cristal y los meteremos en el lavavajillas a máxima temperatura para esterilizarlos. Con unos guantes y sin manipular en exceso los botes vamos rellenándolos de la mermelada caliente hasta que se el bote de cristal pasa a tener la rosca. Llega el momento de taparlos bien fuerte para que no entre aire y les damos la vuelta. Los dejamos así hasta que enfríen por completo.

Ya solo queda hacer unos recortes de telas y atarlos con unas cintas para regalar a quien quieras. Para estas medidas salieron 3 botes de tamaño pequeño.

Nota: Suelen decir que las medidas adecuadas para una mermelada es la misma cantidad en peso de azúcar que de fruta pero no soy muy fiel a este dicho. No podemos comparar unas naranjas de principio de temporada con unas que ya han madurado lo suficiente y que su dulzor está más patente. Por esa razón he añadido menos cantidad de azúcar y debo decir que para mi gusto ha sido suficiente.

Source: DelMercado.es

 

One thought on “Mermelada de naranja y canela

  1. Yo soy de la clásica mermelada de fresa, pero en casa Tomás prefiere los cítricos así que la de naranja también está bien, aunque la realidad sea que diariamente no comemos mermelada por la dieta, pero un desayuno de fin de semana nos permite eso y lo degustamos con más ganas y placer.
    Un beso guapa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *