Flan de queso relleno de mermelada de naranja y canela

Hoy me he vestido de color. Debe ser el carnaval que baña buena parte de la geografía española de color y música que me apetecía ponerle un tono alegre y si hay un color que me fascina en la comida es el naranja. También hay que decir que me habían regalado una mermelada casera con un toque de canela y caramelo que la hacían especial. Primero la unté en unas tostadas y al primer bocado lo tuve claro. No era una mermelada cualquiera. Debía convertirse en un producto destacado en un postre así que me puse manos a la obra.

La gente que me conoce ya sabe qué regalarme. Con algo casero ya soy feliz y con cualquier libro de cocina o «cachibache» para la cocina me tienen más que conquistada. Así que cuando me deleitan con mermeladas, aceitunas aliñadas o similares soy como una niña chica. ¡Qué le voy  a hacer! No soy de gustos caros. Algo bueno tenía que tener.

Como aún estoy adaptándome a mi nueva vida y lo que peor llevo son los horarios sabía que no quería complicaciones. Mi cocina estaba a pleno rendimiento para preparar los platos de toda la semana así que no podía dedicarle más de 15 minutos. Y fue lo que hice. Salieron unos flanes de queso rellenos de mermelada de naranja y canela deliciosos con tan sólo 10 minutos de preparación. Luego a enfriar y quedaréis como reyes en una comida familiar.

flan de queso relleno de naranja y canela

Flan de queso relleno de naranja y canela

Ingredientes

250 gr queso crema

250 gr de azúcar

250 ml de nata del 35% de materia grasa

250 ml de leche

4 hojas de gelatina

1 cta de extracto de vainilla

1 rama de canela

Mermelada de naranja
Para la decoración

Galletas dulces trituradas

Gajos de naranja

flan de queso relleno de naranja

Un primer plano del corte

Preparación

Ponemos en un cuenco con agua fría las 4 hojas de gelatina para que se hidraten.

En un cazo colocamos el queso crema, la leche, la nata, el azúcar, el extracto de vainilla y la rama de canela. Lo calentamos hasta casi el punto de ebullición y retiramos la canela.

Escurrimos la gelatina y la añadimos a la mezcla. La disolvemos bien y llevamos de nuevo el cazo al fuego hasta que casi rompa a hervir pero sin que llegue a hacerlo.

En unos moldes de silicona o flaneras de aluminio vamos colocando la mezcla hasta la mitad. Lo llevamos a la nevera para que se forme una película fina en su superfície. Tras 5 minutos, lo sacamos y vertemos una cucharadita de nuestra mermelada en cada molde y rellenamos con el resto de la mezcla. Dejamos enfriar por completo. Mejor dejarlo en la nevera de un día para otro.

En el momento de servir, desmoldamos nuestros flanes y lo decoramos con galleta triturada y unos gajos de naranja.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *