Tarta Bourdaloue

El día de la madre hay que celebrarlo siempre que se pueda. Muchas veces pensamos en regalos sin percatarnos que con un buen postre también podemos sorprender. Has invertido tu tiempo, tu ilusión y unos cuantos ingredientes para sorprender a una de las personas más importantes de tu vida así ¿existe mejor regalo?
Hoy tenemos comida familiar como cada año así que llamé a todo el mundo para advertir que no trajeran postre. Ésa es tarea mía. Ya sabía qué quería hacer. Quería que mi producto estrella fuera la pera. Jugosa pero tersa, de las que no tienen excesiva agua y que al cocerse en el horno no perdiera, prácticamente, su tamaño. Por dentro quería una textura suave y delicada algo que los franceses saben hacer muy bien. Una crema de almendras es la mejor opción. Y por fuera, algo que fuera consistente y crujiente como una masa quebrada. Así nació la conocida tarta bourdaloue.

Una tarta que nació en la «Rue Bourdaloue» una calle parisina, muy cercana a Nôtre Dame, donde Paul Couquelin tenía su pastelería. Una mezcla de frangipane, masa quebrada y peras. Una delicia para el paladar.

Si vuestras peras están muy verdes o las váis a poner enteras, conviene cocer la fruta en un almíbar que haremos con la misma cantidad de agua que de azúcar y 100 ml de un vino dulce como la mistela. En mi caso, al colocar sólo las mitades y en su punto justo de maduración, las he colocado sin este primer paso.

tarta bourdaloue

Os dejo la receta de esta tarta bourdaloue.

Ingredientes
(para un molde de tartaleta de 28cm)
Para la masa quebrada
250 gr de harina
80 gr azúcar glass
1 huevo
100 gr mantequilla muy fría
1 pizca de sal
1 yema
Para la frangipane
90 gr azúcar glass
160 gr mantequilla a temperatura ambiente
200 gr harina de almendras
1 cta de canela en polvo
2 huevos
2 peras conferencia
50 gr mermelada de albaricoque para pincelar
tarta bourdaloue cerca
Preparación
Precalentamos el horno a 180º
Para realizar la masa quebrada, cortamos la mantequilla en cuadrados y la mezclamos con la yema de huevo, la sal, la harina y el azúcar. Al principio costará que se integren pero verás que tan sólo hay que mezclar. Esta masa no necesita amasar, simplemente integrar los ingredientes. Formamos una bola, la cubrimos con papel transparente y la llevamos a la nevera durante 30 minutos.
Pincelamos con aceite o mantequilla derretida nuestro molde y reservamos.
Estiramos la masa hasta dejarla con 0,5 cm de ancho y cubrimos nuestro molde. Cortamos los bordes con un cuchillo para que queden al ras del molde. Con un tenedor pinchamos nuestra masa para que no suba.
Ponemos un papel de horno sobre la masa y añadimos garbanzos o alubias para que hagan peso. Horneamos la base durante 15 minutos.
Preparamos el frangipane. Batimos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar. Incorporamos el huevo y mezclamos bien.
Añadimos la canela y la almendra molida. Integramos bien la mezcla.
Pelamos las peras, las partimos por la mitad y le quitamos el corazón.
Sacamos nuestra tartaleta del horno, retiramos el papel del horno con los garbanzos o alubias, y rellenamos nuestra base con el frangipane. Alineamos bien la masa con una espátula y colocamos las 4 mitades de peras a las que habremos hecho unos pequeños cortes paralelos y finos sin llegar al fondo. No hundáis las peras en el frangipane. La masa subirá en el horno ligeramente y así evitaremos que las cubra. Lo bonito de esta tarta es poder divisar la fruta.
Horneamos a 180º durante 40-45 minutos o hasta que se dore.
Retiramos y dejamos enfriar.
En un cuenco ponemos la mermelada y la calentamos ligeramente para que nos sea más fácil extenderla con un pincel sobre nuestra tarta y así darle un bonito brillo. Si lo prefieres puedes cambiar este paso y espolvorear azúcar glass.
¡Disfrutad de la tarta y del día de hoy con vuestras mamis! Para las que lo seáis: ¡Felicidades, valéis un mundo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *