Tarta de queso y baileys

Llega el verano y comienzo a odiar el horno y comienzo a sustituir los bizcochos por cremas frías, helados o parfaits. Además de ser muy fáciles y llevar poco trabajo, suelen quedar muy resultonas. Con muy poco, se puede conseguir una gran proeza y colgarte un par de medallas. Algo así me pasó el sábado. Se celebraba un cumpleaños en casa y no  podía faltar la tarta. No somos amantes del licor, por lo que tenía un botella de baileys que rondaba por casa y antes de que se echara a perder, mejor darle una segunda oportunidad. ¿Se os ocurre algo mejor que convertirlo en tarta? Cuando vi la receta de Kanela y Limón lo tuve muy claro. Debía probarla aunque modifiqué las cantidades, reduciendo hojas de gelatina por más queso crema para que fuera más untuoso, aunque sin perder la esponjosidad que le aporta la nata montada.


Debo decir que cada vez se vuelve más complicado. En casa, cada cual tiene sus gustos y se convierte en una tarea difícil el realizar un postre que a todos les fascine. En esa semana, recibí 4 propuestas de tartas y ninguna se parecía a la anterior. Mi primo me dejó muy claro que tenía que ser de chocolate blanco, mi hermana quería un simple bizcocho de chocolate, mi marido tarta sächer y mi madre se encargó de llamarme el día antes para advertirme que no llevara chocolate el postre. Ante tal disparidad de opiniones pasé al plan B. Sí, siempre debéis tener un plan alternativo por si las cosas se tuercen y el mío es seguir mi intuición. A la vista está que alguien se tendría que fastidiar así que busqué entre las tartas que tengo pendientes y me decanté por una tarta de queso y baileys. Al final, los segundos planes no son tan malos y alguno repitió.

Os dejo esta sencillez de receta:

DSC_0057

Ingredientes

Para la base

200 gr de galletas de canela o las típicas napolitanas

100 gr de mantequilla fundida

1 cucharadita de canela molida

Para la crema

250 ml de nata montada

300 gr de queso de untar

50 ml de crema de baileys

1 yogur natural

150 gr de azúcar

5 hojas de gelatina

75 gr de chocolate (70% cacao)

50 gr mantequilla

75 gr de leche

Preparación

Derretimos la mantequilla de la base.

Trituramos las galletas e incorporamos la mantequilla.

Forramos con la masa un molde desmoldable y refrigeramos.

Hidratamos la gelatina en agua fría.

Montamos la nata y reservamos.

Calentamos la leche y disolvemos la gelatina en ella.

Batimos el yogur, el queso, el azúcar y la gelatina. Separamos la crema en dos recipientes.

En uno añadimos el baileys e incorporamos la mitad de la nata con movimientos envolventes. Reservamos.

Derretimos el chocolate con la mantequilla restante y lo incorporamos a la otra mitad de la crema.

Vamos creando capas de ambas cremas y realizamos unos remolinos en la parte superior con un palillo de brocheta.

Dejamos enfriar un mínimo de 12 horas.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>