velvet2

Tarta Red Velvet

¡Feliz año a todos! Espero que este año se cumplan todos vuestros propósitos. Yo he decido que va a ser el año de dedicar tiempo para mí y todo aquéllo que me fascina. Así que me he propuesto que los domingos va a ser el día de publicar recetas. ¡A ver si lo consigo! El pasado año ha sido muy intenso para mí, cambios laborales, adaptación de horarios y mucho trabajo que sacar adelante. Todo ello ha hecho que no me permita disfrutar de tiempo suficiente para dedicarme a lo que me relaja y me gusta. Así que como todo mes de enero que se precie, voy a intentar cumplir estos propósitos, y lo más importante, mantenerlos en el tiempo.

Una de las recetas que más me piden es la Tarta Red Velvet, llamada así por su bizcocho de color rojizo y la suavidad de su miga. Oficialmente, este pastel recibía su color por la remolacha pero su sabor cambia en exceso por lo que, en la actualidad, se utiliza el colorante alimentario rojo que le aporta ese color tan característico. Continue reading

Pizza casera de gambas

Pizza casera de gambas

El tiempo se desparrama entre mis dedos y llevo demasiado tiempo así. Es raro en mí pero a veces una tiene que dar ciertas prioridades a su día a día. Mi vida cambió en julio con un nuevo puesto en otra empresa y desde entonces paso la gran parte del día enfrascada en él. Mucho por hacer y mucho por aprender, tanto que requiere más tiempo del que me gustaría. Esperaba que fueran las primeras semanas, incluso el primer mes pero parece ser la tónica de cada jornada. A pesar de lo que pueda parecer, me gusta lo que hago, me fascina y eso que no tiene que ver con la cocina. Supongo que no debe servir esto de excusa por mi tardanza en subir una nueva receta pero quería justificar un poco mi ausencia. Continue reading

sorrentinos

Sorrentinos con olivas y scamorza gratinada

Soy una fanática de la pasta aunque bien hecha. Es de esos platos que con dos minutos de más se convierte en un plato horrible. Quizá por esa razón no la pido en cualquier restaurante italiano. Primero me aseguro que sea un buen restaurante antes de decantarme por sus pastas. Lo que sí es cierto es que si me encandila, ya pasa a formar parte de mis restaurantes ideales. Cada vez que piso Madrid hago parada de rigor y me pido unos spaghettis negros salteados con gambas en un pedacito de Italia que tiene la capital. Continue reading

Un postre alternativo

Tartaleta de frutos rojos

Definitivamente, hoy no es mi día, ni mi semana, probablemente no es ni mi mes, ni mi año pero cuando el viento no sopla a tu favor, alégralo con algo de azúcar.

Yo soy de las que escucha su cuerpo. Hay días en los que te pide comer sano y hay que hacerlo.  Días en los que a nuestro organismo le apetecería comer un plato de lentejas y señores/as, hay que dárselo. ¿No os ha pasado nunca? Siempre ando con el hierro bajito y es llegar esos días en los que maldices el eslógan de “Me gusta ser mujer”, que me entra una necesidad de comer lentejas. Durante los días en los que en tu cabeza sigue resonando con más fuerza el eslógan, el azúcar me la pondría en vena directamente. Ahí es cuando tenemos que ser más inteligentes y no rendirnos ante cualquier cosa. Deja de lado la bollería industrial y dedícate a saborear algo que lleve fruta, una simple onza de chocolate sin azúcar o un pastelito de los que no te darán remordimientos como esta tartaleta de frutos rojos. Continue reading

Tarta de queso y baileys

Tarta de queso y baileys

Llega el verano y comienzo a odiar el horno y comienzo a sustituir los bizcochos por cremas frías, helados o parfaits. Además de ser muy fáciles y llevar poco trabajo, suelen quedar muy resultonas. Con muy poco, se puede conseguir una gran proeza y colgarte un par de medallas. Algo así me pasó el sábado. Se celebraba un cumpleaños en casa y no  podía faltar la tarta. No somos amantes del licor, por lo que tenía un botella de baileys que rondaba por casa y antes de que se echara a perder, mejor darle una segunda oportunidad. ¿Se os ocurre algo mejor que convertirlo en tarta? Cuando vi la receta de Kanela y Limón lo tuve muy claro. Debía probarla aunque modifiqué las cantidades, reduciendo hojas de gelatina por más queso crema para que fuera más untuoso, aunque sin perder la esponjosidad que le aporta la nata montada.

Continue reading