rape en salsa

Rape en salsa de marisco

No sé si será la edad pero cada vez aprecio más el pescado que la carne. Es cierto que no le hago ascos a un buena carne de ternera o buey  a la brasa y en su punto justo pero la simpleza de un rodaballo a la plancha o una buena dorada a la espalda son mi perdición. Y si del cerdo se aprovecha todo, del pescado también. ¿Quién es el que tira las cabezas del pescado blanco sin hacer un caldo sin ellas? ¿Y las pieles y cabezas de las gambas para hacer un buen fondo de marisco? Continue reading

salmon papillote buena

Salmón en papillote con salsa ligera de cilantro

Sí, lo sé. O no ponemos receta de pescado o ponemos seguidas. Hoy quería traeros algo dulce, pero el otro día coloqué en las redes sociales este plato y tras las preguntas de rigor, me he decantado por poner la receta y explicarlo. No es fácil, es sencillísimo de hacer. De estos platos de los que te puedes olvidar de ellos, prepararlo en 2 minutos, hornearlo en 20 y comerlo en 15. Un placer para los sentidos y muy útil para la puesta a punto del verano.

En casa, no soy la única que ha decidido pasar la itv estival. El primero en decidirlo fue el coche. Ha pensado que era mejor tomarse unas pre-vacaciones y ha querido pasar por el taller a que le arreglen no sé qué de no sé cuántos. Yo ya he dejado de pensar en según que cosas. Ya sólo atiendo al precio. Cuando el señor del taller me empezó a comentar qué tenía el coche, mi cara iba cambiando de color haciendo un presupuesto aproximado en mi humilde cabeza. Mi cara debió plasmar el resultado abismal de mis cálculos ya que el hombre me dijo : ¡Tranquila mujer  que no te voy a cambiar el motor del coche! Aún así no respiré tranquila. Si es que mi cara es el fiel reflejo de lo que me pasa o de lo que opino. Continue reading

merluzahorno

Merluza al horno con patatas a la crema. La sencillez en estado puro.

Parece que no nos gusta mucho el pescado porque apenas aparece en nuestras recetas, por lo que hoy le he dado una oportunidad. No soy de cualquier pescado, tengo predilecciones pero el bolsillo es el que me frena muchas veces. Vas predispuesta a comprar un rape para prepararlo con salsa de almendras pero cuando llegas a la pescadería observas con pavor el letrero: el precio se ha triplicado esta semana. En ese momento clamas al cielo y te preguntas ¿y ahora qué hago yo de comer mañana? Lamentas tener que devolver los paquetes de almendras a su estantería (que no somos de las que las dejamos tiradas en cualquier lado), la nata al pasillo de los lácteos, … Por este motivo, mi primera parada a cualquier mercado es  la pescadería. He dejado de tener ideas preconcebidas de platos porque con la maldita crisis, el bolsillo es el que limita nuestras compras. No es que seamos de comer langosta cada día, ni cada mes, ni… ahora que lo pienso ni cada 5 años pero los precios se disparan y la pescadería es uno de los más lugares en los que los precios se disparan. Continue reading