conejo

Conejo encebollado

Llevo semanas sin aparecer ni dar una explicación así que lo primero será pedir disculpas por mi ausencia pero hay veces que hay que parar y tomar aire. ¡Cuánto lo necesitaba!

Pensaréis que es fácil desconectar por completo pero cuando a alguien le gusta demasiado escribir y mantener un blog, os aseguro que aparecen dos tipos de sensaciones. Por un lado la del cansancio acumulado y, por otro, la del no hacer algo que verdaderamente te apasiona. Es contradictorio pero es así. Continue reading