Sepia en salsa

Me he metido de lleno hacia la tradición. Lo sé. Llevo unas cuantas semanas que barro para casa y os hablo de mi isla y de sus maravillas culinarias y hoy no iba a ser menos.

En casa, lo de la cocina se lleva en algún gen. Hemos aprendido de la matriarca: mi abuela. El otro día hablando con mi madre le dije que iba a buscar la receta por internet de la sepia en salsa. Ahí mi madre que es muy sabia me dijo: ¡Hija, deja San Google para otro día que tu abuela hace una para chuparse los dedos hasta los nudillos! Para qué dijo tal cosa. Si os digo que le colgué el teléfono a mi madre y ni me despedí para no perder tiempo no os miento.

Yo tengo mi libro de recetas, un organizador fabuloso que me regaló mi hermana pero si os queréis hacer con uno chulo os aconsejo el Circus Pad. Todo lo que hace Caty Pol lo hace bien pero le he echado el ojo a su organizador y el día que agote las páginas del mío me voy a hacer con uno de los suyos, además a topos que tengo vena flamenca. A lo que iba. En mi libro de recetas no va cualquier cosa, allí sólo apunto aquellas recetas que ya he realizado unas cien veces. Si me pasan una receta, busco alguna por la red o me la invento debe pasar por un proceso de caso-error. Cuando ya he conseguido amoldar la receta a mi paladar es cuando se une a mi recetario. Pero esta vez lo tenía tan claro que no hizo falta un papel. Marqué el teléfono de mi abuela y con mi libro de recetas preparado apunté paso a paso lo que me iba diciendo. Tan sólo cambié una cosa que fue el tiempo de cocción pero salió espectacular.

Os dejo mi receta de la sepia en salsa de mi abuela.

Sepia en salsa

La sepia en salsa es un plato sabroso que sirve tanto de entrante como de plato principal con arroz hervido

Ingredientes

Para 4 personas

3 sepias hermosas

5 cebollas

3 tomates para rallar

sal

pimienta

1 hoja de laurel

200 ml de vino blanco

Agua o caldo de pescado/marisco

Aceite de oliva

1 cabeza de ajos y 1 ajo más

Pimentón dulce y/o picante

Perejil

Preparación

Limpiamos y quitamos la piel a las sepias. Las cortamos en cuadrados de uno o dos centímetros.

Pelamos y cortamos las cebollas en juliana.

En una sartén con aceite de oliva, sofreímos las cebollas, la cabeza de ajos y el laurel a fuejo medio para que se caramelicen. Salpimentamos y dejamos cocinar hasta que tomen un tono dorado ligero.

Añadimos la sepia que habremos salpimentado y escurrido para que no salte. Damos unas vueltas y añadimos el vino.

Dejamos que evapore el alcohol y rallamos dos tomates.

Cuando el agua del tomate ha reducido, añadimos una cucharadita de pimentón dulce y una pizca del picante. Si no queréis que pique nada, obviarlo. Mezclamos bien para que no se queme y añadimos agua hasta que casi cubra la sepia. En mi caso, aproveché el caldo de cocción de unos mejillones. Dejamos cocer durante una hora a fuego lento.

Picamos en un mortero un diente de ajo y unas ramitas de perejil y lo añadimos 5 minutos antes de apagar el fuego.

Podéis acompañar con arroz hervido.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>