Salmón Teriyaki

La comida japonesa es fascinante, es un hecho. Tiempo atrás descubrí la salsa Teriyaki, aunque debo reconocer que en su momento no le dí gran importancia. Sin embargo hace cosa de dos semanas cambié de trabajo, y pasé de trabajar en un restaurante español a un hotel en el que la comida tiene grandes influencias asiáticas (hecho que obviamente me encanta), y el pollo Teriyaki que sirven consiguió despertar al instante mi curiosidad  por dicha salsa.

Además justo ayer haciendo la compra vi unos lomos de salmón de oferta (aquí el pescado es muuuuy caro), y eso fue suficiente para autoconvencerme de que el día Teriyaki había llegado. Me puse a buscar recetas, y con un poquito de aquí y de allá y los ingredientes que tenía en casa me preparé mi salsita. Es supersimple… ¡y he disfrutado como una enana! Os dejo con la receta, y os pido perdón por la foto, pero han quedado todas mucho peor de lo que esperaba, y para cuando me he dado cuenta ya no quedaba ni rastro del salmón…

Teriyaki

Ingredientes para 4 personas

4 filetes/lomos de salmón de unos 150 g cada uno
250 ml salsa de soja
100 ml mirin
Un buen chorro de miel
Un trozo de jengibre fresco de 1cm de grosor, pelado
Unos trocitos de chili fresco
1 diente de ajo picado
Arroz basmati
Espinacas frescas salteadas con mantequilla y ajo
Sésamo para decorar

Preparación

Para preparar la salsa saltear el ajo, el chili y el jengibre en un cazo con un poco de aceite, y cuando empiecen a coger color agregar el mirin. Dejar que se evapore un poco y añadir entonces la salsa de soja y la miel y dejar a fuego bajo hasta que comience a hervir. Dejar que hierva unos minutos y retirar del fuego. Colar una vez frío, meter el salmón en una bolsa de congelación o un recipiente no muy grande y cubrir con la salsa. Tapar bien y meter en el frigorífico durante unas horas o durante toda la noche (yo lo he dejado marinando un día entero).

A la hora de cocinarlo, en caso de que los trozos de salmón tengan piel, marcar primero el salmón en una sartén (por el lado de la piel para que ésta quede más crujiente) y meterlo después en una bandeja de horno para hornearlo (sin la salsa) durante unos 10-12 minutos (dependiendo del grosor) a 180º.

Mientras el salmón se cocina cocer el arroz con un trocito de jengibre para aromatizarlo, saltear una cantidad abundante de espinacas frescas (ya sabéis que se quedan en nada al cocinarlas) en mantequilla con un diente de ajo chafado y poner la salsa del marinado en un cazo a fuego medio-alto para que reduzca hasta obtener la consistencia deseada.

Una vez esté todo listo emplatar poniendo el arroz en la base, a continuación las espinacas y el salmón arriba de todo, echando unas cucharadas de salsa por encima y unas semillas de sésamo para decorar.

¡Que lo disfrutéis! :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>