Pastel tradicional

Hoy quiero hacer un guiño a las tradiciones. ¿Quién no recuerda en alguna fiesta de cumpleaños una tarta de chocolate y nata?

En casa han caído muchas, no sólo porque no esté buena, sino porque sabes que hay muchas probabilidades de que a todo el mundo le guste. La posibilidad de error es mínima. Ahora bien, hay que cuidar los ingredientes y la presentación. Si mantienes estas dos premisas, no tendréis problema. Y para muestra un botón.

Me tocaba preparar una tarta de cumpleaños, mejor dicho dos porque aquí ya me las piden a pares. Mi hermana me llama unos días antes y me solicita dos tartas por su cumpleaños que en su trabajo son muchos. La chiquilla tenía razón. Había que invitar a todo un hospital y sabiendo las duras jornadas laborales que tienen no podía negarme. Había que hacer dos y grandes. Más que una tarta era un edificio con 4 plantas y buhardilla. Un total de 7 kilos de dulce nata montada con mascarpone y chocolate al 70% (sé que soy fiel a él pero es que nunca falla).

Necesitó ayuda para trasladarla y a lo largo de la mañana no quedó ni las migas. Creo que es la mayor satisfacción de una amante de la cocina. El hecho de ver que la gente lo come y repite supone un chute de adrenalina. Algo inexplicable. A veces en lugar de verlo, lo tienes que intuir. Como hoy mismo. En casa me levantaba y me preparaba mi desayuno porque mi marido siempre dice que a él a esas horas no le entra nada, pero al tercer día de tener que compartir tostadas, pensé que la solución radicaba en hacer el doble. Así que … preparo dos desayunos. Sé lo que estaréis pensando: ¡no lo malacostumbres! Pero yo velo por mi integridad y prefiero poner en la tostadora dos trozos más de pan que quedarme sin bocata. Siempre los hago iguales pero mi nevera hace eco y he tenido que improvisar. Le he puesto un bocata para él sólo con mantequilla de cacahuete y chocolate blanco fundido con el calor de la plancha. Cuando él desayuna yo ya no estoy en casa así que no sabía si le había gustado el invento porque él sí que es tradicional. La sorpresa ha sido recibir un mail a media mañana con estas palabras: “El bocata ¡BRUTAL!”

No he podido verle la cara de satisfacción pero me he reído un rato largo cuando lo he visto. La tradición es buena pero darle una vuelta de tuerca y cambiar algunas cosas también puede funcionar. No lo dudéis en la cocina. Probad cosas nuevas de vez en cuando porque nunca sabes lo que te puede tocar.

Os dejo la receta de este pastel tradicional.

tarta choco cream

Tarta de chocolate y nata

Ingredientes

Para el bizcocho

250 gr de chocolate negro al 70%

200 gr mantequilla pomada

3 huevos

350 gr azúcar moreno

400 gr harina

1 cta de polvo de hornear o levadura

1 cta de bicarbonato

1 cta sal

500 ml de leche

Para la cobertura

400 ml de nata para montar al 35% de materia grasa como mínimo

200 gr de azúcar

250 gr mascarpone

1 cta de esencia de vainilla

Para el almíbar

200 ml de agua

200 gr de azúcar moreno

Para la decoración

200 ml de nata para montar

200 gr de chocolate negro al 70%

tarta choco cream

Tarta de chocolate y nata

Preparación

Precalentamos el horno a 170 º.

Separamos las claras de las yemas.

Montamos las claras a punto de nieve y reservamos.

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que blanqueen. Añadimos las yemas una a una hasta que se incorporen.

Derretimos el chocolate al baño maría o en el microondas y lo mezclamos con la masa.

Tamizamos la harina, el bicarbonato y la sal y lo vamos incorporando poco a poco intercalando con la leche. Debemos ir poniendo un poco de la mezcla de harina con un poco de leche para que nos seas fácil removerlo.

Ponemos nuestra masa en dos moldes de 18 cm que habremos forrado con papel de hornear y lo llevamos al horno durante 40 minutos o hasta que al pinchar con un palillo salga limpio.

Dejamos enfriar.

Mientras tanto, calentamos el agua con el azúcar para hacer un almíbar y reservamos.

Montamos la nata con el azúcar para la cobertura y cuando esté bien firme le añadimos el mascarpone y la vainilla. Reservamos.

Calentamos la nata para la decoración y cuando empiece a hervir la retiramos del fuego y disolvemos en ella el chocolate hasta que se forme la ganache.

Llega el momento de montar la tarta.

Cortamos los bizcochos hasta obtener 4 discos. Cada piso lo bañaremos ligeramente en almíbar con ayuda de un pincel y pondremos 3 cucharadas soperas de la crema de nata y mascarpone en cada uno de ellos. Alisaremos cada piso con una espátula. Procederemos así hasta acabar los 4 pisos.

Cubrimos todo el exterior de la tarta con el resto de crema que nos ha sobrado. Lo alisamos bien y lo llevamos a la nevera hasta que esté bien firme.

Para terminar nuestro pastel, pondremos el ganache sobre la tarta mientras esté tibio y se endurecerá al instante por el contacto con la tarta fría.

Poned un poco de  crema de cobertura en una manga pastelera y con una boquilla rizada haced unos montículos. Poned una perla de chocolate y rociar con escamas de chocolate negro.

¡ Seréis los amos de la fiesta!

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>