Helado de almendra mallorquina

No sé vosotros pero por aquí andamos medio derretidos. El calor puede conmigo y ha conseguido que no me apetezca nada para comer salvo cosas frías o heladas. De ahí que mi alimentación estos días sea a base de polos, helados de leche y gazpachos o sopas frías. Me da pereza hasta masticar. Creo que mi desgana ha crecido aún más con la noticia que esperábamos pero que deseábamos que no surgiera: la subida del IVA, la disminución de la prestación por desempleo, la eliminación de la deducción de la vivienda, … Vamos que hoy es uno de esos días que mejor no levantarse de la cama. Total por lo que hay que ver. Ahí he sido veloz y mientras me volvía de nuevo a la cama he pensado: Vamos a poner una receta de las que levantan el ánimo, bien azucarada y fría, muy fría, de esas que te dejan helada (como la noticia del día). Sé que no consuela verlo. Al contrario, por lo que os recomiendo que la hagáis. Sé que da pereza, la misma que me da encender la tele. Creo que me ha bajado el recibo de la luz por esta razón. De hecho, sólo me acuerdo de ella cuando la limpio. Le he dado oportunidades pero mi kindle le ha ganado la batalla. El lector de libros digital le ha metido una goleada a mi televisión como la de España contra Italia en la final de la Copa de Europa.

A lo que íbamos, que sé que estáis esperando la receta. Una de helado de almendra mallorquina junto con una buena galleta que lo sostenga. Un manjar de dioses.

Ingredientes (para un litro de helado)

200 gr de almendra tostada molida
200 gr de azúcar glass
400 ml de leche desnatada
400 ml de nata líquida
Un puñado de almendras tostadas en trocitos

Preparación
En un cuenco colocamos la almendra, y el azúcar junto con la leche y la nata líquida.
Si lo realizamos con la heladera, llevaremos ese recipiente a la nevera durante una hora o al congelador durante 15-20 minutos.
Preparamos nuestra heladera y cuando esté en funcionamiento vertemos el preparado. Esperamos hasta que coja consistencia y que mantecoso. Añadimos las almendras en trocitos y lo reservamos en el congelador hasta el momento de servir.

Si no tenemos heladora, dejamos la mezcla en el recipiente y cada hora deberemos batir con unas varillas para romper los cristales de hielo y conseguir una textura cremosa. Realizar este paso unas 3 veces como mínimo.

Si tienes un sifón también puedes conseguir hacer un helado cremoso. Basta verter la mezcla en el sifón, enfriar en la nevera durante una horita y verter la mezcla del sifón a un recipiente que llevaremos al congelador. Así conseguimos airear la mezcla de forma rápida para conseguir una textura cremosa.

Servid vuestro helado de la forma que más os guste (en vasitos, en un cono de galleta,…) y añádele el topping que quieras (chocolate fundido, granillo de almendra, sirope de arce, …). Tu imaginación conseguirá personificar esta receta y convertirla en tu propio helado de almendra tostada.

¡Disfrutadlo!

2 thoughts on “Helado de almendra mallorquina

    • e.campayo says:

      Sofyleon tranquila que cuando vengas por la isla probarás la horchata de almendra mallorquina que es muy típica de aquí. La verdad es que crea adicción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>