Frito marinero

Hay tradiciones que se deben mantener. Y ésta es una de ellas. En Mallorca hay un plato que me fascina y es el frito. Lo tenemos de varios tipos: frito de cordero, frito de matanzas pero me he decantado por su versión con sabor a mar. Es un plato que no posee mucha complicación pero es entretenido. Debemos freír cada cosa de forma separada por lo que conlleva dedicación pero tus comensales te lo agradecerán.

Soy de las que aboga por cocinar de forma casera y saludable sin necesidad de perder horas en la cocina pero hay veces que podemos hacer una excepción. Perdemos muchas veces tiempo en otras cosas que no tienen tanto valor y nos olvidamos de los grandes placeres. El comer en una mesa todos juntos, acompañados de una buena charla, sin teléfonos móviles y dedicándonos un ratito entre todos. Soy de las que intentan no perder mucho el tiempo en cosas que no me aporten nada como la televisión. Disfruto del cine y estoy al corriente de lo que sucede en el país pero cada vez soy más selectiva con las cadenas de televisión.

El día que elaboraba el frito mi pinche se ofreció voluntario fue obligado a participar en la tarea y le tocó pelar patatas. Cinco kilos no se pelan en dos minutos y salió la conversación que ya tenía más que olvidada: poner una televisión en la cocina. Para él hubiera sido más entretenido pelar las patatas viendo los entrenamientos de la Fórmula 1 pero sigo pensando que no hay necesidad. Debemos potenciar la comunicación y no me veo sentada en una mesa con la tele en marcha enfrascados en si Íker Casillas deja o no el Real Madrid o el nivel de inglés de los políticos de este país. Sé que muchos pensarán lo contrario y no soy quién para quitarles esta idea pero prefiero disfrutar del almuerzo mientras escucho qué tal ha ido el día y planificando el fin de semana aunque sea lunes. Así que mi no rotundo venció por el momento a la idea de aumentar la familia de televisores en casa.

Mientras discutíamos de forma civilizada el asunto, las patatas se pelaron y el frito tardó mucho menos de lo esperado. Y todo ello, gracias a una buena charla.

Os dejo la receta del frito marinero. Un pequeño rinconcito de la gastronomía balear.

DSC_0032

Ingredientes

(Para 4 personas)

6 patatas grandes

1 pimiento rojo

1 manojo de cebolletas frescas o “sofrits”  como les llamamos aquí

Hinojo fresco picado

sal

pimienta

14 gambones pelados

1 kg de mejillones hervidos sin cáscara

1 calamar grande o 1 sepia pequeña

50 gr de guisante

2 alcachofas

5 dientes de ajo enteros

aceite

Preparación

Pelamos y cortamos las patatas en cubos de 1 centímetro

Cortamos el pimiento en cubos similares a las patatas y el manojo de cebolletas tiernas en trocitos.

Ponemos una sartén al fuego con aceite. Freímos las patatas y los ajos.

Los reservamos en una cazuela.

Hacemos lo mismo con el pimiento y lo ponemos sobre las patatas que ya teníamos reservadas.

En otra sartén  con un chorrito de aceite rehogamos las cebolletas tiernas y los guisantes. Los colocamos junto al resto de verduras reservadas.

En la misma sartén rehogamos los gambones pelados.

Cortamos la sepia o el calamar en cubitos y los pasamos por la sartén hasta que estén hechos y los ponemos en la cazuela.

Pasamos por la sartén los mejillones y si son muy grandes los partimos por la mitad.

Cortamos las alcachofas en tiras finas y las salteamos hasta que queden tiernas.

Mezclamos en la cazuela toda la verdura y el marisco, añadimos sal y pimienta al gusto.

Picamos hinojo fresco finamente y lo añadimos. Mezclamos bien y dejamos que se mezclen los ingredientes en la cazuela a fuego bajo durante 10 minutos.

Servimos y disfrutamos de este maravilloso plato.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>