Cous cous aromatizado

Tengo predilección por el norte de África. Bueno creo que adoro lo exótico en general por los aromas. Mis abuelos vivieron durante la guerra en Tánger, algo muy similar a la historia de María Dueñas en su libro “El tiempo entre costuras”. Allí se conocieron y poco después se casaron. Mi abuela y sus hermanas se dedicaban a coser los trajes de los militares por lo que el corte y confección  también ha marcado la vida de los míos. Quizá sea una de las razones por las que me siento tan a gusto entre los olores a cúrcuma, ras el hanout, la harissa o el cous cous. Han formado parte de la cocina de mis abuelos y ahora, las tengo en un lugar privilegiado en la mía.

El cous cous, cuscús o maramón proviene de la sémola de trigo. Es muy sencillo de hacer y combina con gran cantidad de ingredientes. Yo tengo una manía y es que intento comprar los productos étnicos de una marca de dicho país por lo que mi cous cous es de marca marroquí. Está precocido por lo que no debemos caer en el error de hervirlo. Se coloca un vaso por comensal en un recipiente y echamos un vaso y medio de agua hirviendo sobre él. Tapamos y a los 5 minutos veremos como el grano está suelto y con una textura espectacular. No tienes porqué usar siempre agua, puedes ponerle caldo de verduras, de carne o incluso agua de coco para darle un toque más glamuroso.

El típico cous cous se realiza con verduras crudas bien picadas y unas hojas de hierbabuena o menta pero en casa nos gusta jugar con los contrastes entre el dulce y salado por lo que os traigo una receta particular.

Tomad nota.

Ingredientes para 4 personas

4 vasos de cous cous precocido

6 vasos de caldo de verduras

100 gr de bacon ahumado bien picado

1 cebolla

25 gr de pasas sultanas

25 gr de pistachos pelados o cualquier otro fruto seco

4 cucharadas de vinagre de balsámico

sal, pimienta y aceite

Preparación

Colocar el couscous en un recipiente. Calentar el caldo hasta que llegue a hervir. Echadlo sobre el couscous y tapad el recipiente con papel film para que cree un vacío. Deja reposar.

Saltea los daditos de bacon sin poner ninguna gota de aceite ya que él mismo soltará su propia grasa. Reserva.

Pica la cebolla en tiritas. Sofríela  con un poco de aceite. Ponle sal al gusto para que suelte el agua y comience a pocharse. Cuando ya esté dorada añade el vinagre y deja que se caramelice.

Tuesta los pistachos pelados y reserva.

Ahora sólo nos queda montar el plato. En el recipiente donde tenemos el cous cous introducimos todos los ingredientes y las pasas. Rectificamos de sal y añadimos un hilito de aceite de oliva virgen extra.

Ya podéis disfrutar del plato.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>