Conejo encebollado

Llevo semanas sin aparecer ni dar una explicación así que lo primero será pedir disculpas por mi ausencia pero hay veces que hay que parar y tomar aire. ¡Cuánto lo necesitaba!

Pensaréis que es fácil desconectar por completo pero cuando a alguien le gusta demasiado escribir y mantener un blog, os aseguro que aparecen dos tipos de sensaciones. Por un lado la del cansancio acumulado y, por otro, la del no hacer algo que verdaderamente te apasiona. Es contradictorio pero es así.

El hecho de escribir en Cook & no implica únicamente sentarse delante del ordenador. Aquí hay que pensar en un plato, comprar los ingredientes, llevarlo a cabo, fotografiarlo y, como colofón final, redactar la entrada. Todo esto si tienes la suerte de que quede bueno de sabor porque la cocina es un arte en el que no siempre se acierta. ¿Cuántas paellas os han salido mal? ¿Y panes? A mí unos pocos. Lo confieso.

Como podéis ver, mis ganas de volver han podido a mi cansancio y aunque he empezado a escribir a las 7:30 de la mañana y, teniendo en cuenta que es domingo, intuiréis que me faltan horas de por todas partes: de sueño, de trabajo, de vacaciones…pero aquí sigo y regreso con las pilas cargadas.

Quería volver con un plato de los que te chupas los dedos de forma literal y quería hacer un guiño a mi tierra: Mallorca. Podría elegir mil platos típicos pero me he decantado por la simplicidad de los ingredientes de este manjar y el gran sabor que tiene: el conejo con cebolla, conejo encebollado o como le llamamos por aquí: conill amb ceba.

He probado muchas recetas pero no todas me han gustado, especialmente por la salsa. No hay que excederse en tomate para no convertirlo en conejo con tomate ni hay que incorporar demasiada agua para que no nos quede un guiso de cuchara y, sobretodo, hay que darle su tiempo, dejar que cueza para que los ingredientes se integren y reduzca el caldo. Os puedo asegurar que hay que tener un pan de los buenos cerca porque crea adicción junto con unas buenas patatas cortadas a dados y fritas en aceite de oliva. ¿No habéis empezado a salivar ya?

Os dejo la receta de conejo encebollado para que la hagáis en casa y me contéis vuestra experiencia. ¿Os animáis?

conejo

Ingredientes

1 conejo cortado

2 tomates

6 cebollas

100 ml de vino blanco

sal

pimienta

aceite de oliva

1 l de agua

Preparación

En una olla colocamos unas 5 cucharadas de aceite. Salpimentamos el conejo en trocitos y lo vamos pasando por la olla para sellarlo. Deberá tener un tono dorado por cada lado pero sin llegar a cocinarse por dentro. Lo reservamos.

Cortamos las cebolla en juliana y las incorporamos en la olla a fuego medio junto con una pizca de sal para que suden y se pochen poco a poco. Cuando la cebolla ha reducido y tiene un bonito color dorado, añadimos el conejo de nuevo y el vino blanco. Esperamos a que reduzca el alcohol y añadimos los tomates que habremos rallado. Removemos y cuando el tomate coja color, incorporamos el agua. No debe llegar a cubrir la carne para así evitar que quede demasiado caldoso.

Dejamos cocer durante 45 minutos a fuego medio hasta que el agua se reduzca y se convierta en una salsa con cuerpo. Apagamos el fuego y servimos aunque es un plato que mejora de un día para otro por lo que os recomiendo hacerlo un día antes.

 

One thought on “Conejo encebollado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>